DIA DE LA MADRE

Hoy en Argentina se celebra el día de las Madres, es muy difícil escribir y volcar sentimientos sobre la madre, por ello me tome el atrevimiento de copiar las palabras de un amigo, dirigidas de las madre del facebook y yo las hago extensivas a todas

"Para todas las madres de esta comunidad de fb, ha llegado ese día, su día, dedicado a ustedes no por que no valgan mas que un día al año, sino para dar la oportunidad a quienes no comprenden la importancia de la función de madre, puedan reflexionar, así expreso mi admiración por todas las madres, aquellas que lo son biológicas, y mas aun a aquellas que lo son del corazón, salvando la vida de criaturas abandonadas o cuasi abandonadas por quienes les llego por accidente y les molestó la presencia de su propio hijo, y ese recate adoptivo fue el gran gesto humanitario por resolver los problemas graves
No hay amor tan profundo como el de madre, todos lo sentimos, lo disfrutamos y ahora lo extrañamos.
Señoras madres, gracias por su presencia así el mundo es lo que es."J.M.A


Gracias Juan
Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA- 2DA PARTE 5/5

Luis, así se llamaba el esposo de María, le conto del trabajo de Delia en Córdoba, allí conoció  un profesor, se casaron  a mediados el año pasado, se anunció el embarazo, estaban felices
Esa palabra “estaban” le anuncio que algo no andaba bien, no pudo mantenerse en silencio y pregunto cómo que estaban. Le conto: Ricardo, el esposo de Delia era divorciado y tenía dos hijos, una noche lo llamo la ex esposa, uno de los niños estaba enfermo. Cuando iba a verlo, su auto se desbarranco, todavía están investigando si fue distracción por la preocupación o un desperfecto  del auto Sobrevivió una semana en Terapia Intensiva y falleció. María viajo inmediatamente a Córdoba para acompañar a la hermana, después de funeral, Delia decidió volver a La Plata
Ahora entendía sus sospechas al ver la tristeza en la cara de las hermanas, una gran angustia lo invadió, le había causado muchos males y ella se quedó a su lado hasta la causa judicial estaba encaminada a su favor y lograría la libertad.
Mientras Luis seguía hablando, sus pensamientos volaban, no podía creer que Delia padeciera más dolores, no  lo merecía
En un momento le pareció escuchar que estaría bueno que la visitara. Volvió a prestarle atención. Después del encuentro en el hospital, Delia comenzó a hablar del pasado, de la vida juntos, hasta de la cárcel. María le pregunto si quería verlo, después de un rato le pidió que lo buscaran
El corazón de Antonio comenzó a latir aceleradamente, sin dudar le dijo que si. Cada uno salió en su vehículo, en el viaje Antonio tuvo un par de buenos pensamientos y cientos de malos, que le iba a decir Delia como se lo contaría a Sabrina
La tomo de la manos y lloraron juntos. Le conto que eran mellizos, que faltaba poco para el parto. En ningún momento tocaron ni el pasado, ni la muerte. Antes de despedirse Delia le pidió que volviera.
Al salir, ya había tomado la decisión, debía sincerarse con Sabrina, ella no merecía el engaño. Le mando el menaje avisándolo que iba a verla
Cuando llego a la casa de los padres, sintió que todo se derrumbaba, lo habían tratado tan bien y él era el villano. Ellos conocían su historia, pidió mil disculpas por no haber comentado ese encuentro casual en el hospital, pero relato en detalle el encuentro con Luis y el posterior con Delia. Les explico que no quería abandonarla y  que Sabrina no se merecía ser engañada.
Cuando la joven se puso a llorar, su madre la abrazó y el padre le pidió a Antonio que se fuera, que ordenara su vida y si volvía debía ser una decisión  en total libertad
Llego a su casa, se tiró en la cama, y fue él quien lloro…..
CONTINUARA?

Lapislazuli


UNA HISTORIA DE VIDA. 2DA PARTE 4/5

Una tarde,  uno de los empleados del lavadero se cayó, se le hincho el tobillo, Antonio le solicito al amigo de su jefe un auto para trasladarlo al Hospital.
 El médico de guardia, después de la revisión, le indico unas radiografías, en silla de ruedas lo llevo al Servicio de Diagnóstico por imágenes, espero en la antesala mientras le hacían las placas
Miraba el pasillo, cuando vio dos mujeres, una con una enorme panza, embarazada, era Delia y la acompañaba María. Las dos lo saludaron, justo en el momento en que el técnico de rayos volvió con el accidentado, le entrego las placas y le indico volver  a la guardia.
 Antonio se disculpó por no poder hablar más,  saludo  a las hermanas, llevo al paciente y las placas al medico. Mientras  esperaba que le colocaran una bota de velcro, que reemplaza a los yesos tradicionales, su pensamiento se concentró en Delia, muchas preguntas, hacia casi dos años que no la veía.
Terminado los trámites, llego al empleado al domicilio y volvió a trabajar. Estaba distraído, seguía pensando en lo sucedido en el hospital. Cancelo el encuentro con Sabrina, fiel a su decisión de no mentirle, no podía, tal vez otro día estaría más tranquilo.
 Fue una noche de insomnio, las 6,  hora en que se levantaba no llegaba nunca. Cuando amaneció se preparó unos mates, compartió con doña Manuela, que había llegado a realizar sus tareas en la pensión. Era una buena mujer, tendría cerca de 60 años, muy charlatana, cosa que esa mañana le molestaba mucho. En cuando pudo, se despidió y salió en su moto
Dispuesto a abrir el local, se demoró recordando el encuentro, la cara de las hermanas era triste o le parecía a el, quizás por el encuentro inesperado. Mas pensaba, mas se convencía que algo les pasaba, pero que podría ser. No debia  pensar más en ella, olvidarla no era tarea fácil.
Comenzaban a llegar los clientes, sirvió para alejarlo de sus cavilaciones. A la hora del almuerzo llamo a Sabrina, estaba algo congestionada, proponiéndole cenar en su casa
Los padres llevaban las de 40 años juntos, cuatro de novios, lo demás casados. Hijos de italianos, se conocieron en el barrio, donde todavía vivian,  trabajado muy intensamente para lograr tener su propia casa, un auto y con sus hermanos una casa  en la playa, exactamente en San Clemente del Tuyu, que disfrutaban bastante. Don Pedro, el padre, le gustaba pescar, en cuanto a Mariana, la madre, cocinaba el  pescado y  hacia escabeches de berberechos  que ella misma juntaba con una red

Esa noche tenia para contarle del muchacho accidentado, el trabajo se había complicado un poco al haber uno menos. Se fue temprano para que Sabrina se acostara y mejorara.
El viernes estaba terminado de cerrar, cuando llego un auto que conocia,  si no le convencía que volviera el día siguiente, se lo lavaría. 
No era un cliente, era el esposo de María, le comento que sabia  de sus trabajos desde que salió de la cárcel
Antonio no se animaba a cortarle el monologo, aunque no entendía su presencia. Finalmente entro al tema, su esposa le comento el encuentro en el hospital. La presencia de ellas se debía a una ecografía ordenada a Delia, para evaluar el estado del embarazo
Y seguía sin entender porque le contaba todo esto, hasta que  le pidió tomar un café para seguir charlando mas tranquilos
 Termino de cerrar y se encontraron en la cafetería de la esquina

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA. 2DA PARTE 3/5

Pasada la impresion inicial,  Antonio remoto la tranquilidad, Sabrina se disculpó por no avisarle, pero realmente no creía que sus padres se iban a presentar, les había hablado de él y querían conocerlo.
La relación entre ellos se hizo romántica, el  era un caballero le daba regalos sencillos,  algún CD de jazz, un muñequito, alguna flor. Compartían cenas en familia, al comienzo sus padres actuaban con recelo,   pero viendo  feliz a su hija lo aceptaron
En el fondo Antonio seguía extrañando a Delia, pero cumpliría lo que le prometió, tanto es así que una tarde vio a María en la Plaza Moreno, intenso alejarse sin que notara su presencia, pero las niñas corrieron a abrazarlo, para no incomodarla solo cambiaron unas palabras, se moría por preguntarle pero no lo hizo. Se despidieron amablemente
Por la noche, Sabrina le pregunto si le pasaba algo, lo encontraba ausente, no quería mentirle, pero tampoco quería hablar del tema, que todavía no había cerrado en su corazón, Le comento que encontró alguien de su pasado
Durante el día,  el trabajo lo mantenía entretenido pero en las noches, los recuerdos, los remordimientos y los sentimientos encontrados lo mantenían despierto por horas. Sabrina era una mujer dulce, contenedora, la quería mucho pero seguía pensando en la otra.
El año se terminaba, sin grandes cambios, una mañana el dueño del lavadero lo hizo llamar,   hecho que lo puso sumamente nervioso, mientras recorrió los diez metros que lo separaban de la oficina, tuvo los peores pensamientos.
Finalmente, fueron  buenas noticias, un amigo de su jefe tenía la concesión de uno de esos Service de un minuto para los autos, había bastante espacio en el galpon,  pensaban  instalar un lavadero y querían que el se encargara, principio y hasta evaluar la demanda, serian él y un empleado. Además significaba un aumento del sueldo
Estaba feliz, llamo a Sabrina para contarle  y proponerle festejar
Durante la cena, ella estaba locuaz, Antonio se mantuvo bastante callado cuando Sabrina comenzó a mencionar planes de convivencia, aunque muy sutiles, lo inquietaron mucho.
En las semanas siguientes el trabajo lo mantuvo muy ocupado, la idea fue  muy buena idea, las personas dejaban los autos para  revisión y aprovechaban a hacer el lavado. Luego de tres meses con una demanda sostenida, incorporaron dos empleados más. Logro un nuevo aumento, comenzó a buscar un departamento para alquilar, con ello lograría independencia, no más hoteles alojamiento,  pero le preocupaba la reacción de Sabrina, no estaba preprarado para vivir juntos

Lapislazuli



UNA HISTORIA DE VIDA. 2DA PARTE 2/5

Una tarde de otoño en  Meridiano V había un festival de bandas de jazz, muy buenas, una joven espectadora entablo una conversación. Cuando finalizó  caminaron juntos hacia la salida, Antonio con gran nerviosismo la invito a tomar un café. Charlaron muchos de música, bandas favoritas, pero nada personal
Se despidieron no sin antes darse los nombres e intercambiarse los teléfonos,  ella se llama  Sabrina,   vivía a una cuadra del bar, cosa que alegro mucho al hombre,   no debía ofrecerse a llevarla
En la semana siguiente Sabrina lo llamo dos veces, una corta comunicación, como estaba, si había escuchado un programa radial que le recomendó y la despedida
El viernes  Antonio junto coraje, la llamo y le propuso encontrase,  acepto enseguida.
Esa noche Antonio no durmió, sabía que tenía que explicarle su situación judicial, si algo podía nacer entre ellos debía ser con la verdad.
La cita fue en el lugar donde  se conocieron, se sentaron frente a las vías abandonadas de FFCC provincial. Ella le conto que vivía con sus padres, que trabajaba de cajera en un supermercado chino y que participaba del grupo de teatro comunitario que se llama Okupas del Anden
Antonio sabía que llegaba su momento, lo dilato lo más que pudo, comenzó con su trabajo, lugar donde vivía y finalmente, sin mirarla, le contó su pasado en la cárcel.
Fue algo inesperado para Sabrina, en el primer momento tuvo intención de salir corriendo, pero frente a la sinceridad o tal vez por algo de piedad, no se fue.  Luego hubo alguna confidencia sentimental, hasta que se despidieron
Antonio espero un tiempo antes de subirse a su moto, estaba convencido que nunca más la vería. Volvió a la rutina, su trabajo, los paseos domingueros, alguna que otra actividad organizada por la Municipalidad, alguna charla con otros asistentes, cuando la misma se inclinaba a lo personal, con educación se alejaba
Una tarde, para su sorpresa,  recibió un mensaje de Sabrina, que agradeció, fue sumamente escueto
Un par de días después otro mensaje, esta vez proponiéndole encontrase. Fue un lindo encuentro, caminaron mucho, charlaron  sin tocar el tema de la cárcel, compartieron una pizza, en la despedida quedaron en que volverían a encontrarse, ella dijo: “yo te llamo”
En su cama, mirando el techo, el “yo te llamo” le parecía una sentencia, un adiós. No fue así, dos días después le mensajeo: “el sábado hay una obra, mi papel es mínimo, queres venir?”
La llamo para coordinar lugar y hora, lo que  era un Si.
Antonio no recordaba la última vez que había ido al teatro, pero  algo como los Okupas del Anden estaba seguro que jamás lo vio,  si bien tenía un tema principal, eran grupos que iban desarrollando diferentes escenas. La acción transcurría a principios del siglo pasado, exactamente 1912, cuando se inauguraba la estación y en el tren llegaba el gobernador. Un grupo eran los invitados a la fiesta, otro de los empleados y un tercero de los vecinos
Sabrina integraba el grupo de los vecinos. Cuando termino se acercó acompañada de dos personas mayores, que habían participado, se los presento, eran sus padres. Después de una breve charla, los padres saludaron y los dejaron solos.

Lapislazuli


UNA HISTORIA DE VIDA- 2da parte 1/5

Antonio salió de la cárcel a mediados de diciembre, a través del Patronato de Liberados pudo alquilar un pieza en una pensión cerca del lavadero de autos donde  trabajaria
Había perdido todo, el amor, su bienestar económico aunque  mal habido, los amigos se alejaron, nadie quiere inmiscuirse con un ex presidario,  peor con un estafador
Llegaban las fiestas de fin de año, se ofreció a cumplir todos los turnos disponibles, no tenía con quien compartir. A las 19 hs del 24 de diciembre, cerraron, comenzó a caminar  sin rumbo. Llego a la Plaza Azcuénaga, estaban  terminando de levantar los gazebos blancos que cargaban con gran prolijidad los feriantes, felices por las ventas y con ganas de ir a sus casas a compartir la cena navideña
Se sentó en uno de los bancos, fumo un cigarrillo, mientras sus pensamientos volaban hacia el pasado. De pronto   se levantó con  un solo movimiento,  tomo el diagonal  hasta la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro
Como era  costumbre, en estas festividades,  cerraban la calle, colocaban las sillas blancas de plástico para los feligreses, encontró un par vacías, eligiendo la más alejada del altar preparado sobre la vereda, donde el padre Mario daba la Misa de Gallo
Su madre asistía regularmente, unas pocas veces, a regañadientes  lo acompañaba. Recordó la primera vez, cuando descubrió  que el número de  era 666
Hay numerosas hipótesis sobre el significado, su madre trato de hacerle entender que en el Libro del Apocalipsis de San Juan, el 666  se refería a una serie de visiones que profetizaban el fin del mundo. Ya no tenía importancia, ella había muerto, algunas veces había hablado del tema con los pastores en la cárcel, no lo convencieron,  para Antonio era del número del diablo
Cuando termino la misa, se fue caminando, en la pensión habían quedado solo tres personas, un estudiante de medicina de Ecuador cuyos padres hacían un gran esfuerzo para mantenerlo, por lo cual no podía viajar y dos santiagueños empleados en la construcción  que pensaban viajar a sus casas  para fin de año
Doña Manuela, la encargada de la limpieza, les había preparado una mesa con pollo asado, papas, una jarra de jugo,  pan dulce y una sidra. En ese momento recordó que le había pedido  unos pesos para esa  cena. Hubiera preferido acostarse, pero no quiso despreciar a sus compañeros y tenía hambre.  Contaban anécdotas como se perdían en la ciudad,  los nombres de algunas plazas, etc. A las 12 brindaron y todos se pusieron muy nostálgicos
Con los ruidos de la pirotecnia se alejaron de los recuerdos, luego de un tiempo, se fueron a descansar
La semana siguiente transcurrió muy rápido, noche de fin de año, esta vez arreglo con el joven ecuatoriano en comer en una parrilla cercana a la pensión, mezclarse entre la gente hacia que no apareciera la melancolía.

Durante el verano trabajo muchas más horas por las vacaciones de sus compañeros del lavadero, logro ahorrar una buena suma y decidió comprarse una motito usada pero en buenas condiciones, con la cual los domingos o feriados recorría la ciudad y los alrededores

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 10/10

Delia regreso a Córdoba. Se reunió con la profesora de italiano y el profesor de francés, organizaron unas clases conjuntas, donde combinarían juegos, música, respetando las edades de los alumnos
Hizo algunos paseos a ciudades cordobesas y llego el 15 de febrero donde debían reintegrarse a la escuela
Fue un hermoso periodo lectivo, ejecutando lo planeado con los docentes de los otros idiomas,  gusto mucho en el alumnado y recibieron felicitaciones de la dirección
Estaba tan inmersa en la tarea, que sin darse cuenta, llegaron las vacaciones de invierno, su hermana y la familia viajarían a Italia a visitar a los bisabuelos de las nenas, por lo cual se quedaba en Córdoba.
El ultimo día de clases, uno de los dueños de la escuela, Ricardo, la invito a tomar café
Ricardo era profesor de Educación Física, si bien figuraba en la dirección de la Escuela, tenía una pequeña participación, dado que había retirado parte de sus aportes cuando se divorció y debió afrontar todas las demandas de su ex esposa, no quiso conflictos  por sus  hijos
Delia tuvo muchas dudas en aceptar, no quería mezclar el trabajo con lo personal, dada las explicaciones acepto.
Fueron un par de café, una cena, cine, algunas caminatas  y concluyeron las dos semanas de vacaciones.
Al retomar las clases, un mediodía Ricardo le pidió que la acompañara a la dirección, estaban sus dos hermanos, ya les había comentado su amistad
La charla fue amigable, el único pedido fue que esa relación no interfiriera las tareas escolares, que dejaran afuera de la puerta sus relaciones
Con el correr de los meses, la relación se hizo más personal, un domingo con autorización de su ex esposa,  le presento a los hijos. Dos hermosas criaturas, una nena y un varón. Fueron a un parque y los cuatro disfrutaron la tarde
Se contaron toda su vida, desde la niñez hasta que se conocieron, Ricardo sabía los problemas de Delia, pero ella no lo obvio en lo más mínimo
Los fines de semana, Ricardo se quedaba en el departamento de Delia, o ella en la casa de él.
Cuando llegaban las fiestas, Delia las paso en  La Plata, Ricardo la   Navidad con sus hijos y para fin de año viajo a conocer la familia de Delia.


FIN?

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 9/10

El viaje a Retiro silencioso, llegaron temprano, aprovecharon a tomar un café, donde recibió cientos de recomendaciones y sobre todo que los llamara para hablar o si necesitaba algo
Entrego el equipaje, se ubico  en el ómnibus y se durmió, demasiado ajetreo, muchas emociones. Cuando se despertó ya amanecía, faltaban unos 100 km, le sirvieron el desayuno que consumió ávida, no había cenado porque no, a pesar de unos timidos intentos, no pudieron despertarla
En la terminal la esperaba un remisse, el chofer llevaba un cartel con su nombre, al llegar al departamento le ayudo con el equipaje, intento pagarle pero ya lo habían hecho
El departamento era chiquito, algo más amplio que el de La Plata, pero con muebles y accesorios hermosos. Lo recorrió, abriendo cajones y puertas, no le faltaba nada
Estaba en ello, cuando sonó el timbre, la encargada, la hizo pasar le dijo que don Tito le había pedido que se pusiera  a su disposición, le había dejado algunas comidas y  bebidas, si le faltaba algo no tenía más que pedirle. Le agradeció y la señora se retiró, no sin antes indicarle el número de su departamento y  teléfono
Se recostó a descansar. Luego de un par de horas, abrió una valija y se preparó la ropa para ir al otro día a la escuela
A las 8 de la mañana, según lo pactado, estaba allí. La hicieron pasar al despacho que conocía  por Skype,  eran cuatro personas, los tres hermanos y la profesora que se iba,  no dudo al ver su embarazo incipiente. Luego de las presentaciones formales, Delia y la profesora se retiraron a una oficina anexa donde le informo el estado general de los alumnos, le entrego libros de asistencia, de temas y el nivel que iban llevando en los diferentes cursos. Antes de despedirse, deseándole lo mejor, le indico que volviera a la dirección
La acompañaron a recorrer la escuela,  le entregaron un plano con la ubicación de los salones donde daría clase, el comedor, y todas las demás dependencias. La organizacion la asombro
Se despidieron, avisándole que mañana alguno de ellos la presentaría a los alumnos
Regreso a su departamento y se puso a preparar las clases del día siguiente, si bien así años que no daba clase, su práctica de los dos  idiomas no la había abandonado
Al día siguiente fue  presentada a los alumnos en  cada una de las clases. Ese primer día estaba algo nerviosa, pero la atención y el nivel de los cursos la tranquilizo
En la semana siguiente comenzaron a escuchar canciones según está previsto en la curricula
Los días hábiles se pasaban rapidamente, tenía algunos descansos en los que comenzó a fraternizar con otros docentes.  Los fines de semana preparaba sus clases, recorría la zona para  ubicar los comercios y recorrer lugares que no conocía
A mediados de diciembre, cuando finalizaron las clases, dedico un par de días a comprar regalitos para llevar  a la familia, ya tenía el pasaje para pasar las fiestas en La Plata

Después de fin de año, la hermana la invito a unas vacaciones en la costa atlántica, compartiendo con ellos una semana. A pesar de las quejas, sobre todo de las niñas, partió. Estuvo dos días en La Plata, reuniéndose con su padrino, a quien no terminaba de agradecerle todo lo que hizo por ella 
Estuvo tentada de pasar por el lavadero donde habían contratado a Antonio, suponia que debía haber salido,  pero desistió

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 8/10

Le mando un whatsapp al padrino, solicitándole permiso para llamarlo si no estaba ocupado.
Inmediatamente   fue él quien la llamo. Delia quería comunicarse con las personas del colegio, resolver algunas dudas. Tito le dijo que al otro día, la haría llamar en la empresa y se comunicarían desde su oficina
El lunes a las 10,30 le avisan que debe ir a la gerencia, Tito ya estaba conectado con sus amigos de Córdoba por skype, se la presento y se retiró dejándolos hablar en privado. Respondieron todas sus preguntas, al final quedaron que al otro día les enviaría sus certificados, curriculum vitae.
La conversación la tuvo con dos de los tres hermanos, le resultaron sumamente correctos pero agradables, quedaron en que al  recibir sus papeles, los analizarin y la respuesta seria inmediata, a lo sumo un dia.
Tito volvió a entrar, había calculado muy bien el tiempo de la charla, Delia se retiró y el siguió la conexión
Por la tarde el padrino la llamo al interno y le dijo que al otro día dejara con la secretaria todo lo que le habían solicitado, ella se encargaría de enviarlo.
Al llegar a su casa, preparo todo y llamo a su hermana. María le pregunto si estaba seguro, si no quería pensarlo, Delia estaba resulta
Los trámites fueron rápidos, la aceptaron y enviaron el contrato para firmarlo y mandarlo. Debía presentarse en 10 días.
Todos los preparativos fueron  en un torbellino, resolver lo que se llevaría, el departamento de Córdoba contaba con todo lo necesario, además de la ropa,  llevo un par de sabanas y tohallas. Su hermana le enviaría el resto. Resolvieron esperar un par de meses antes de resolver el destino del departamento.
Al morir sus padres les  dejaron dos departamentos, unos años vivieron juntas y alquilaban el otro, hasta que María se casó, Delia se fue el más pequeño, dejando el que compartían  a su hermana
Solo le quedaba despedirse de Antonio, estuvo tentada a enviarle una carta, pero le pareció de cobarde.
Tenía el pasaje, el lunes 20,50 hs en Via Bariloche, desde Retiro, Tito y María la acompañarían.
El domingo temprano partió rumbo a la cárcel de Olmos, conocía la rutina, los controles, llevaba la comida para compartir y despedirse
Había consensuado con su familia que no debían decirle donde estaba y era lo que le dijo
La sorpresa de Antonio fue mayúscula, pero era consciente de su responsabilidad. Solo le pidió que si algún día lo necesitaba lo llamara.  Le contó que en aproximadamente un mes le daban la excarcelación, le habían conseguido trabajo en un lavadero de autos. Delia se alegró mucho, no era fácil para un ex convicto conseguir trabajo
Al regresar de Olmos se sentía bien, se había sacado una mochila muy pero muy pesada. Pensaba  que iba a tener remordimientos, pero no era si, la había involucrado en una estafa, por crédula, por enamorada. Si bien había tenido un gesto digno en dejarla afuera, ella nunca estuvo adentro
Ya en su casa termino los últimos preparativos y se di un baño de inmersión, cada vez que iba a la cárcel necesitaba sacarse ese olor

La reunión de despedida la organizaron temprano, ya que al día siguiente las niñas madrugaban, le entregaron una pila de dibujos que guardo como un tesoro.

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 7/10

Durante el día consumía las horas en su nueva tarea. Al comienzo preguntaba detalladamente lo asignado, pasada la primera semana su supervisora le dijo que ya estaba en condiciones de cumplir el trabajo,  que  preguntara si tenía dudas y al final de la  jornada realizaría el control diario
Pasaron los tres meses, sin inconvenientes ni quejas,  por lo tanto firmo un nuevo contrato de acuerdo a lo pactado
Por el contrario las horas nocturnas se le hacían eternas, muchas noches de insomnio, en particular cuando visitaba a Antonio. Lo habían consensuado, luego de muchas  charlas, iría solo una vez al mes.
Delia sabía que todo lo que cambiaba  la rutina de la cárcel se esperaba con ansiedad, pero ella necesitaba reponerse
Su cuñado y las nenas viajaron un fin de semana a Balcarce a casa de los abuelos paternos, Delia invito a María a cenar, esta le dio que le pediría a Tito que fuera de la partida
Desde ese lunes, después de la excarcelación, no había tenido contacto
Cocino un chingolo  cuadril que relleno con ciruelas  e hierbas, papas al horno y ensalada. Para el postre compro helado.  Preparo una linda mesa para tres.
La cena transcurrió con una entretenida  charla, llegado el café, María le dijo  que la veía muy triste cada vez que visitaba la cárcel. Delia asistiendo comenzó a llorar, explico que le agradecía a Antonio lo aceptado para que ella obtuviera la libertad, pero lo cierto era que nunca había estado involucrada en la estafa
Fue durante el segundo café, Tito abrió una caja de bombones que había dejado en una mesita en la entrada y le hizo un nuevo ofrecimiento de trabajo.
Esa noche la paso sin dormir, dando vueltas en la cama, recorriendo el departamento, entrando a diferentes páginas en la notebook y pensando en la propuesta de su padrino.
Más que la propuesta en sí misma, fue la conversación de la noche anterior. Su hermana y su padrino se habían dado cuenta, que la relación con Antonio la estaba destruyendo, tantas perdidas. Ella lo pensaba pero escucharlo de las personas que la quieren, era difícil.
Con todo el daño que le ocasiono, no lo abandono aun. Ese AUN fue el que la hizo estremecerse
Tito le comento de unos amigos  en Córdoba,  no solo administraban sino que los  tres hermanos eran dueños de una escuela, necesitaban profesores de inglés y portugués. Conocían el problema en el que estuvo inmerso y como se resolvió, si ella aceptaba la contrataban- El sueldo era mejor que el que estaba percibiendo actualmente en la empresa. Tito era dueño un departamento amueblado que ella podía ocupar, a pocas cuadras de la escuela,  no necesitaba transporte podía ir caminando
Todo pintaba de maravillas,  debía responder en unos pocos días, la docente a cargo renunciaba, era octubre, iba a ser mama y luego del nacimiento de su hijo se mudaba a Salta, su lugar de origen.
A media mañana llamo a su hermana, necesitaba hablar con ella. Se sentaron con el mate, estudiaron lo pro y los contra. A Delia le asustaba alejarse de la única familia que tenía, María  le dijo que podían verse en vacaciones, para las fiestas, algún fin de semana largo. Juntas revisaron horarios de ómnibus, alrededor de 10 horas podían encontrarse aquí o en Córdoba y  conectarse por internet cada vez que quisieran
Almorzaron juntas y salieron a caminar por el bosque, sin volver a tocar del tema

Se despidieron con un abrazo, María quería estar en su casa, cuando volvieran sus hijas, para que les cuenten todo lo que hicieron, bañarlas, al otro día tenían que ir a la escuela
Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 6/10

La costumbre, apenas había algo de luz y se levantó. Un desayuno de reyes, un yogur con cereales mientras se hacían las tostadas, queso blanco y mermelada de frutos rojos, café con leche, juego de pomelo. Lo saboreo lentamente, degustando cada bocado  y cada sorbo
Después de ordenar la cocina, quería conservar el estado que la había dejado su hermana. En la mochila cargó el termo, yerba y mate
Armo la cama, se vistió con un jogging, busco la llave de la cochera, para sacar la bicicleta. Tuvo que inflar las gomas y salió rumbo al domingo en la ciudad
Llego al Paseo del boque, estaba más hermoso que nunca para recibirla. En el banco frente al embarcadero, se preparó el mate. Quizás era lo que menos extrañaba, en la cárcel la rueda de mate era frecuente, charlas banales y que pasara el tiempo
Encendió un cigarrillo, su marca, encerrada fumaba cualquiera. En ese momento pensó, debo dejar de comparar lo que pasaba allí, le traía malos recuerdos y hasta le cansaba su propio pensamiento
La  alejo de sus pensamientos,  un whatsapp de María, su marido preparo un asado en la terraza aprovechando el día. De solo pensarlo se le hizo agua la boca, respondió que ya volvía
Las nenas prepararon la mesa, al llegar Delia, le contaron que era en su honor y era  la primera vez, le prometieron a la madre que lo iban a ayudarla en la cena, almorzaban en el colegio de doble escolaridad
La carne estaba muy sabrosa, riquísimas ensaladas,  brindaron con un  Syrah, de postre helado. La charla rondo en algo de política, los estudios, el tiempo, todo tranquilo
Cuando su cuñado se fue a la cancha ayudo a recoger todo, ordenar la terraza, bajaron y lavo los platos. Abrazo a las tres y se fue a su departamento.
Se estaba amigando con ella misma, lo que le permitía estar en soledad.
Llego  el lunes, el fin de semana paso tan rápido, entro en angustia pensando en  enfrentarse a su padrino. Perdió todo, trabajo con estabilidad, algunos viajes que realizaba a Uruguay. Todo lo ahorrado lo gasto en el abogado
Tendría que empezar de nuevo, encendió la computadora y se metió en los avisos clasificados. No sería fácil  que la contrataran
Se arregló y salió a la calle, enfrentar a los compañeros, ya había causado mucho daño a la familia. Humillada entro en la empresa
Su padrino la esperaba detrás de su escritorio, su cara notaba la desilusión,  quería correr a su lado, llorar abrazado.  Sabía que no debía ni correspondía
Tito tomo la palabra, Delia estaba demasiado nerviosa para entenderlo. Después de unos minutos se fue serenando, comenzó a respirar tranquilamente y comprendió la propuesta
Quedaría en la empresa, en una función y con un sueldo mucho menor, como empleada rasa, sin actividades en la gestión,  firmaría un contrato a partir de la fecha por tres meses, seria supervisada continuamente. Si cumplía lo pactado se le renovaría el contrato por seis meses más, siempre bajo las mismas condiciones
Acepto, por lo cual  llamó a un empleado de personal que ya tenía preparado el contrato para la firma
Delia firmo entre lágrimas y agradecimiento. Termino la reunión

Salió del edificio, en un macetero se sentó,  llamo a su hermana, agradeciéndole, sabía que ella había sido un eje importante en esta nueva oportunidad

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 5/10

María, su hermana y Tito, su padrino, estaban  enojados, pero para ellos la familia era primero, no la iban a abandonar
Tito las llevo hasta el edificio donde vivían las dos, se despido y le dijo a Delia que descansara el fin de semana,  lunes la llamaba. Esas palaras la preocuparon, bueno sería el lunes, ahora solo quería disfrutar de su espacio, de la individualidad, de la libertad
María se encargó de abrir las puertas. Una vez que ingresaron al departamento, apenas miro Delia la abrazó y agradeció, esperaba encontrar el caos  que  dejo la policía, para su alegría estaba todo en orden, brillaban los muebles y los pisos, hasta  un florero con jazmines
Cuando  quedo sola, recorrió todo, que no le llevo mucho tiempo, en la heladera encontró verduras, frutas y latas de gaseosas y cerveza. Sobre la mesada la cafetera encendida, todavía brindaba el aroma de un café fresco
Abrió las canillas de la bañera, puso música, se sirvió una taza enorme de café, revoleo  los zapatos y se tiró en el silloncito……a gozar
Disfrutó del baño, recién cuando el agua se enfrió demasiado, volvió a la realidad. Era cierto,  vendrían tiempos complicados,  lo peor ya pasó,  la libertad es lo más preciado, algunas situaciones eran indignas, entendía el daño colateral en que quedo involucrada, en general el trato fue mucho mejor de lo que imaginó la primera noche de su detención
Estuvo tentada de tirar todo la ropa a la basura, pensó que puede haber gente necesitada, opto por poner en el lavarropas y al otro día, en un bolsa trasparente la llevaría a la zona de los residuos 
Intento dormir, era imposible, se vistió y a recorrer la ciudad.
Redescubrió el parque,  sus caminatas de otros tiempos, cada una de las plantas y los bancos, hasta se dio el gusto de hamacarse.
De allí fue hasta la avenida, miro las vidrieras, con tristeza no podía comprar nada, todos sus ahorros se fueron en el abogado, solo debía comprarse un celular, ni soñar comparable al que tenía, seria un celular al fin
Emprendió el regreso, a encerrarse,  pero con la independencia de la que estuvo  privada
Su hermana estaba despidiendo al abogado, corrió como nunca, en segundos armo una película con alguna mala noticia. Afortunadamente no era así, en el apuro por salir del juzgado olvido recoger la computadora que le era devuelta,  comprobada la ausencia de cualquier dato referido al caso y la propiedad de la empresa
Las sobrinas venían con  el padre y al verla corrieron a abrazarla y pedirle que no se fuera más,  la extrañaban
Subieron todos en el ascensor, Delia y María bajaron en el segundo piso y el resto siguió un piso más. 
Sobre la mesita al lado de la puerta había un celular, su hermana, otra vez más amparándola y ayudándola. Con disculpas por la simplicidad del aparato y un papel con el número
Apenas charlaron sobre el tema de las niñas, eran muy pequeñas y no preguntaron detalles, les habían dicho que tuvo que viajar. Con el tiempo  capaz tendrán que dar más detalles, pero por ahora todo en orden
Se disculpó, no quería compartir la cena en familia
Otra vez sola, sola pero libre, sin tener que solicitar permisos, sin compañía, sola y libre
Sacó de la heladera lechuga, apio, pepino, tomate, cebolla, lavo cada uno prolijamente y en una tabla las cortó en pequeños trozos, logrando una gran fuente de ensalada que condimento con sal, oliva y limón
Encendió la TV y se dispuso a disfrutar la comida.

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 4/10

Allí estaba Antonio, lo vio muy delgado,  afeitado y el cabello corto
Una pequeña habitación, con una ventana cuyo marco superior coincidía con el techo,  una cama con sabanas que alguna vez fueron blancas, una estufa eléctrica y un ventilador amurado. En la pared opuesta a la ventana,  una puerta, que luego supo daba a un sanitario.
Se abrazaron largamente en silencio, ninguno de los dos quería cortar el momento. Fue él, quien se alejó apenas y mirándola a los ojos le pidió perdón. Delia siguió en silencio, su boca estaba seca, sus palabras no le  salían, quería decirle tantas cosas, recriminarle todo, seguía inmóvil y callada, sin abandonar los brazos del hombre que quería
Expulso un largo suspiro y como respuesta lo atrajo hacia ella y le dio un intenso  beso en la boca.
Antonio lo tomo como respuesta y comenzó a acariciarla lentamente como  a ella le gustaba, le saco la remera y desprendió el pantalón, que cayó al suelo. Se retiró para mirarla, mientras se sacaba su propia ropa
La llevo a la cama, le susurro otro perdón al oído, las caricias y besos fueron creciendo en intensidad, antes de penetrarla se puso preservativo, lo habían charlado antes que ella fuera detenida, no querían sumar un conflicto a la  situación actual.
Se quedaron abrazados un tiempo, hasta que  Delia tuvo que ir al baño, al regresar, Antonio se había puesto los pantalones, ella se puso algunas prendas y se recostaron en la cama
La charla fue sin reproches, algo sobre lo judicial pero sobretodo proyectos para la libertad
De pronto unos golpes en la puerta los volvieron a la realidad, transcurridas las dos horas debían despedirse
La semana siguiente de Delia,  transcurrió entre entrevistas con el  psicólogo, declaraciones, idas y vueltas al juzgado. Llego el día de otro encuentro de amor. Los movimientos, inspecciones, caminatas, candados, eran conocidos, pero no por ello dejaba de preocuparse
Antonio la esperaba, estaba feliz, le explico que había aceptado el juicio abreviado, con una condena de tres años, con la condición de la eximición de toda culpa para ella. Con buena conducta y computando el tiempo trascurrido antes de fin de año podía salir, dos años de libertad  vigilada sin poder salir del país,  encuentros semanales con el gabinete psicológico, y  conseguir  un trabajo estable. Esto último era lo que le preocupaba más, quien iba a contratar un ex convicto
Acabó el tiempo de la visita, charlando, abrazados, sin sexo, igual  lo habían disfrutado como nunca
Debió declarar  en el juicio, aceptado el trato, ese mismo día fue puesta en libertad, los trámites se concretaron en el juzgado, le pidió a la oficial que siempre la acompañaba,  que la despidiera de sus compañeras,  les dejaba todo lo suyo para que ellas lo usaran.
Antes de  salir del recinto le pido permiso para darle un abrazo de agradecimiento y pudo despedirse de Antonio

En el hall estaban su hermana y su padrino, fueron a almorzar en un barcito del bosque, no quería entrar a ningún  restaurante porque pensaba que la iba a delatar el olor de la cárcel, el día era  ideal, templado, sol tibio y un cielo sin una sola nube

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 3/10

La trasladaron a la Comisaría  1ª., la esposaron a un banco, mientras el oficial de guardia le daba el ingreso.
De alli a un cuarto donde dos femeninas le hicieron quitar la ropa, la revisaron, en ese momento golpearon la puerta, era el médico, le pidieron que esperara mientras volvía a vestirse
El medico era un hombre mayor, llevaba un par de anteojos montado en el medio de la nariz, que los calzo cuando comenzó a escribir
Le preguntó si fue detenida con violencia, si tenía golpes o heridas del momento o anteriores, si padecía alguna enfermedad y si tomaba  medicación. Todas sus respuestas fueron negativas. Le tomo la presión y la temperatura, anoto todo en una planilla y se retiró dando las buenas tardes
Nuevamente la esposaron al banco, donde estuve más de una hora, hasta ser trasladada a los tribunales  para declarar ante el juez
Como le había aconsejado su abogado, se negó a declarar. De allí  a la Comisaria de la Mujer en la zona de la Estación del FCC, donde fue revisada por medio de paletas detectoras de metales y trasladada a una celda, donde ya había otra detenida
Esa noche fue terrible, su compañera que dijo llamarse Celia, trataba de consolarla cuando comenzó a llorar,  habían pasado una par de horas cuando se durmió
Apenas amaneció les llevaron desayuno consistente en una taza de algo que parecía ser café con leche y unas galletitas. Delia tenía el estómago cerrado, su compañera hizo los honores a los dos desayunos.
La sacaron de la celda para ir a los sanitarios, y arreglarse para recibir a su abogado
El baño era un cuartucho de 2x 2 con azulejos o algo que habían sido, de color verde, inodoro, lavabo y un espejo casi negro de humedad. Milagros no podía hacer, se higienizo y peino con los elementos  que le presto Celia.
Se había entrevistado varias veces con el abogado, el tema era la causa contra Antonio,  esta vez su propia causa. Le recordó que Antonio se declaró como único culpable, pero al fiscal le llegaron  unas filmaciones, en la que los dos realizaban compras en un comercio de electrodomésticos.
Si, ella recordaba la ocasión, fue a los pocos meses de conocerse, cuando  resolvieron vivir juntos, desconocía que las tarjetas con que realizó los pagos no eran propias. Eran muchas las cosas que antes ignoraba. Cuando fue detenido tuvieron largas charlas, con muchas explicaciones y muchos cabos sueltos. Fue en ese momento que resolvió seguir a su lado
Hablo con el abogado de lo que podían encontrar en la computadora, estaba bastante segura  que no había nada, tenía clave de ingreso que nunca la compartió. Se la entregaron en su trabajo y solo después que la policía incautó la que usaban los dos, comenzó a dejarla en su casa para estar comunicada, todo con autorización de la empresa donde trabajaba
Los tiempos posteriores  fueron difíciles, su padrino era uno de los mayores accionistas y logro que no la despidieran,  no sabía que pasaría ahora,  debía concentrarse en su libertad y como  quedar libre de culpa y cargo.
Coordinaron para declarar en cuanto el juez la cite, ya se retiraba, cuando recordó avisarle que la hermana le había entregado un bolso con artículos de primera necesidad, que una vez revisados se los entregarían
Los días eran interminables, leyó 3 libros que tenía demorados por años, miraban algo de TV y algunas charlas con profesionales de la comisaria
El lunes a las seis de la mañana la trasladaron a tribunales, espero horas hasta ser llamada a declarar, firmo la misma en un todo de acuerdo. Quedaba detenida en el penal de Los Hornos
Volvió a llorar como la primera noche
Era un penal de los viejos de la ciudad, bastante  conservado. Fue derivada a la zona atenuada,  las internas la recibieron con miles de preguntas, no sobre  porque estaba allí, sino sobre el exterior.
Era muy diferente a la comisaría, había actividades varias, podían completar sus estudios que no era su caso, clases de actividades manuales y cocina. Su hermana la visito un par de veces, el abogado también, en una de ellas le pregunto si quería continuar con el tema de las visitas higiénicas, ante su aceptación le dejaría en la secretaria las ordenes para actualizar los estudios médicos y de laboratorio
Como en los anteriores, fue declarada apta y Antonio también
A las seis  de la mañana estaba lista, cuando la llamaron, debía pasar la inspección antes de la salida, la hicieron desnudar, en ese momento recordó a aquella señora de la que había sido testigo en Olmos. Le entregaron preservativos, fue esposada y subida al transporte de detenidos con otras internas que eran trasladas a distintos juzgados
Eran las nueve cuando llegaron al penal, fue revisada con paleta electrónica y acompañada a un edificio distante  unos 500 metros del pabellón de las visitas
Mientras un oficial abría el candado de la pequeña puerta, la  que vino con ella todo el trayecto le quitaba las esposas
Eran solo tres pasos, no podía caminar, dolores intensos desde cada una de las células del cuerpo, en su cerebro daban miles de vueltas todo lo vivido, una película en 3D en segundos. La oficial, con experiencia, la tomo suavemente del brazo y la guió hasta pasar la puerta

Quedo parada inmóvil, en tanto cerraron la puerta y volvieron a colocar el candado

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 2/10

Pasaron a un gran salón, algunos internos ya estaban con sus visitantes
En una zona cerca de la ventana estaba Antonio, levanto la mano  llamándola. Llevaba seis meses en Olmos, por estafa con tarjetas de crédito
Después de charlar sobre la causa. Delia puso el mantelito y le fue sirviendo lo que llevo, comió un  huevo, un tomate y una pata de pollo. Bebieron la gaseosa de la botella, tal como había supuesto se conservaron   frescas.  El resto del contenido de la canasta lo traspaso a una bolsa de nylon para después y compartirlo con  sus compañeros.
Antes de finalizar el horario, le dijo tener  una buena noticia, había estado  el abogado, con la  autorizaron lo que llaman  “visitas higiénicas”, que Antonio las llamo  “encuentro de amor”, se iba  a comunicar con ella para  los análisis.
Los familiares se fueron despidiendo, era un momento triste, los únicos que demostraban alegría eran algunos niños que saltaban y corrían, en su inocencia, con madres preocupadas de perderlos  entre tanta gente.
Ya no llovía. Delia caminó tan rápidamente como pudo, hasta la avenida para contrarrestar el frio.
El regreso fue lento, tuvo que dejar pasar dos ómnibus completos, cambiar en la terminal, habían sido muchos gastos para otro taxi
Llego al departamento, se quitó la ropa húmeda y se dio un largo baño, a pesar del cansancio, quería recomponer la temperatura del cuerpo, y sacarse el olor de la cárcel
Se abrigo con la bata de baño, envolvió el cabello con una toalla, se acostó con la bolsa de agua caliente y un café doble
Llego el día  del encuentro, lo nervios no la habían dejado dormir otra vez. Solo había logrado juntar unas barritas de chocolate para el “encuentro de amor” como lo bautizo Antonio
Todo tan diferente, la ropa con la que la que ingreso, por suerte había logrado lavarla, una compañera le presto un conjunto de ropa interior que le habían regalado sus hijos el último día de la madre, solo lo uso esa noche un rato para ver como lucía.
Tal como le había dicho Antonio, el abogado la llamo,  tenía las ordenes de un  examen clínico básico y la investigación de enfermedades de trasmisión sexual. Debían ser realizados en un hospital oficial y luego presentados al Servicio Penitenciario
Ese mediodía, en el descanso del almuerzo de su trabajo, paso por el estudio y la secretaria le entrego todo el papelerío
En la semana consiguió los turnos,  en 10 días  completó y estaba apta de salud para concretar  las visitas
Su alegría se opacó  al llegar a su departamento, estaba la policía con una orden de allanamiento y el pedido de su detención por complicidad en la estafa
Llamó al abogado, le leyó la orden, debía permitirles el ingreso. Le aseguro que cuando el juez lo autorizara la vería
No les demando demasiado tiempo, una pequeña cocina, el dormitorio y un espacio con ínfulas de ser living, escasos muebles, revisaron todo y se llevaron la computadora

Lo peor fue que la sacaron esposada, le permitieron usar una campera con capucha y colocar una bufanda tapando las manos. Fue introducida en una camioneta, en el asiento trasero separado por un vidrio de seguridad, reforzado con entretejido metálico.

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 1/10

Después de dar cientos de vueltas en la cama, decidió  levantarse. Miro el reloj del microondas,  eran apenas las 2,30. La ropa estaba lista, la noche anterior se había probado una pollera, pero hacia frio, opto por un jean, le quito el cinturón, remera, un sweater,  la campera gruesa  y botas forradas
Dio una última revisión a la canasta,  huevos y tomates rellenos,  presas de pollo,  fruta fresca, pan, platos y cubiertos descartables y servilletas de papel, todo tapado con  un mantelito a cuadros azul y blanco. En la heladera, dos  botellas de gaseosa de medio litro, dada la temperatura exterior llegarían frías.
Se preparó un café y tostadas. La comida no le pasaba, estaba demasiado inquieta para comer
 Leyó los títulos de  los diarios en la computadora. Volvió a mirar el reloj, las 4. Faltaban más de  dos horas para que amaneciera
Se dio una ducha, ordeno el baño y el dormitorio, cuando se reflejó en el espejo, se le dibujo una sonrisa, hacía tiempo que no tenía tanto orden en el departamento.
Se vistió lentamente, algo de maquillaje suave, a Antonio no le gustaba cuando exageraba.
Ya era hora, había pedido un taxi con el que iría hasta la terminal y allí el ómnibus
Espero en el palier, mientras se fumaba un cigarrillo, hacía tiempo había dejado de fumar, pero los últimos días volvió a comprar, siempre hay excusas. Abrió el ventiluz que daba a la cochera, para que no presentaran quejas del olor
Le dio los buenos días  al conductor,   indico la dirección, llevaba la radio encendida con música
En pocos minutos llegaron a destino, pagó, con cuidado bajo la canasta como  un tesoro valioso
Por suerte se había abrigado, pensó, mientras caminaba por los andenes buscando el 15, ya había  fila, igual  calculo bien, viajaría sentada.
Se ubicó en la cuarta fila, en el  asiento del pasillo, puso sobre su falda  la canasta y la cartera. Mientras observaba los otros pasajeros, algunas  caras conocidas. La mayoría mujeres de mediana edad, y hombres mayores, sus caras cambiaban al subir al transporte que  tenía encendida la calefacción
En el trayecto  hubo paradas para el ascenso de más personas, que tuvieron que ir paradas. Solo en la ruta 36 descendieron algunos, nadie ocupó los asientos, si su destino era el de ella, faltaba muy poco
Tal cual lo supuso,  descendieron todos. Llovía, una helada lluvia unida al intenso frio. Varios se refugiaron en el toldo de un comercio, otros que lo habían previsto,  comenzaron a caminar bajo sus paraguas.
Los autos de alquiler de la zona comenzaron a  llegar. Delia, previo a consultar el costo,  invito a tres señoras a compartir el viaje, aclarando que pagaría ella
La fila de visitantes superaba los cien metros, recién en media hora comenzaría el ingreso, no había posibilidad de evitar mojarse. Cada uno uso lo medios que  disponía, bolsas de nylon, pañuelos, repasadores
Los custodios, en un acto de buena voluntad, los dejaron pasar la primera puerta, que permitía guarecerse bajo un techo  de chapa bastante deteriorado, hasta que llegaron los que solicitaban las tarjetas de visita
Las mujeres  por la derecha y los hombres por la izquierda, donde se efectuaba la requisa individual. Revisaban minuciosamente los alimentos, incluso los pinchaban con alambres del tamaño de las agujas de tejer. Posteriormente cada mujer entraba a un cuarto con dos guardias, ese día eran mujeres, aunque estaban acostumbradas a todo.
Por medio de equipos electrónicos,  detector de metales, paletas y/o rayos X, las inspeccionaron. Una de las señoras que acompaño a Delia  en el taxi, llevaba un certificado de poseer un marcapaso, le pidió que entrara con ella como testigo para  la requisa  manual. Tuvo que desvestirse,  quedando en ropa interior, escanearon la ropa, le pidieron que se ponga de espaldas y se baje la bombacha

Nunca lo había visto, quedo impresionada, la señora le comento,  que estaba  acostumbrada  su hijo hacía tres años que estaba  preso.

Lapislazuli

Soñamdo

La luz se filtra suavemente
por la ventana 
iluminando la habitación 
mientras afuera la ciudad despierta
invadiendo el silencio del amanecer

Protegiendo el sueño
sin ninguna prisa
voy abriendo los ojos
intento mover las piernas  
prisionera de las sabanas
no me esfuerzo
quiero seguir soñando
 Lapislazuli